Escoja su idioma
Inicio Industria SNR >  Servicios >  Mantenimiento >  Tipos de mantenimiento
Imprimir

Tipos de mantenimiento

Mantenimiento curativo o correctivo: después de la avería

Interviene después de constatar un fallo y consiste en diagnosticar las causas y en reparar. Este tipo de mantenimiento requiere equipos de intervención sobredimensionados para reaccionar lo más pronto posible, sin que eso permita dominar la disponibilidad de los equipos. Los deterioros generan generalmente costes de reparación y pérdidas de producción importantes.


Mantenimiento preventivo: sistemático

Realizado periódicamente de manera preventiva, el mantenimiento sistemático permite mejorar la fiabilidad de las instalaciones pero no evita los fallos. No toma en cuenta el estado de desgaste de las piezas reemplazadas, genera desmontajes y remontajes que perjudican la vida y la fiabilidad de los equipos así como una indisponibilidad para efectuar los trabajos.

En fin, las existencias de recambios y la mano de obra requeridas para efectuar los trabajos representan un coste importante. Según ciertos estudios, el 30% de los importes invertidos en el mantenimiento preventivo son gastos inútiles.


Mantenimiento condicional: según el estado

Prevenir los fallos sin desmontaje o parada de la producción, tal es el objetivo del mantenimiento condicional. El principio consiste en definir parámetros característicos del estado de salud de los equipos y en vigilar periódicamente su evolución para programar las intervenciones correctivas al momento más propicio.

La vigilancia vibratoria, el seguimiento de parámetros de funcionamiento, el análisis de los lubricantes y la termografía infrarroja son las técnicas más comunmente utilizadas en la industria.


Son múltiples las ventajas económicas de este tipo de mantenimiento:

Disminución de las paradas intempestivas de producción, lo que permite aumentar la disponibilidad de los equipos,
Eliminación de las paradas sistemáticas para mantenimiento,
Limitación de la gravedad de las reparaciones, lo que resulta en una reducción de los costes de intervención y una mejora de la seguridad de las intervenciones,
Reducción de los costes de almacenamiento de los recambios suministrados según las necesidades reales,
Planificación de las intervenciones de mantenimiento, lo que permite una mejora de la organización de los interventores y una reducción de los costes,
Mejora de la calidad de las intervenciones gracias a intervenciones dirigidas,
Motivación del personal por la valorización de las táreas de mantenimiento.

¡La implementación de este tipo de mantenimiento permite duplicar las prestaciones mantenimiento de una empresa!